Butin, C.T. – La Persona de Cristo

La Persona de Cristo
Por Carlos T. Butin

Este módulo pequeño tiene solamente dos capítulos: (1) La Preexistencia de Cristo, y (2) Dios hecho hombre. Es de 5 páginas.

(1) La Preexistencia de Cristo
(2) Dios hecho hombre.

Excerpta

Parte 1:
La Pre-Existencia de Cristo

Al que los teólogos llaman “la divina Palabra,” el Hijo de Dios, la Segunda Persona de la Trinidad, nuestro Salvador Jesucristo, no comenzó Su existencia cuando nació de la virgen María. Esa fue su encarnación (hecho carne). Él fue, como el profeta Miqueas dijo, “…el que será Señor en Israel; y sus salidas son desde el principio, desde los días de la eternidad…” (Mic 5:2) Él era pre-existente.

La pre-existencia de Cristo es obvia desde Su Niñez. Como Dios, Él es Eterno e Inmutable (Isa 9:6-7; Rev 1:8; Heb 13:8, Heb 1:12; Psa 102:27), Él siempre existió. Jamás hubo un tiempo en el que no estuviera. “…En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios.” (Joh 1:1) La pre-existencia de Cristo es ampliamente testificada por la escritura—Joh 8:58; Joh 17:24; Col 1:17; Heb 7:3; Rev 22:13; Phi 2:5-11—la Biblia continuamente lo enfatiza. También vemos en el Antiguo Testamento, como Su pre-existencia es demostrada por la teofanía, o Croistofanía. Estas dos palabras, una aplicada generalmente a Dios, y la otra al Hijo en particular, se refieren a una apariencia visible de Dios en el Antiguo Testamento.

Como la enseñanza Bíblica de que nadie ha visto, o puede ver al Padre, (Éxo 33; Joh-1:18; 1Ti 1:17) la mayoría de los maestros evangélicos atribuyen todo tipo de apariencias visibles de Dios de forma humano o angelical al Hijo manifestándose antes de Su encarnación. Jdg 13:15-22, Zec 3:1-5; Exo 3:16; y Gen 18:1-33, son entre muchos otros pasajes que los eruditos de la Biblia creen que son Cristofanias. ¿Cómo podemos saber si una manifestación en particular en las escrituras es un ángel, o si es la apariencia del Hijo pre-existente? El pasaje siguiente es un clásico que ilustra esto.

Descargar

Download “butin-la-persona-de-cristo.gbk_.twm”

butin-la-persona-de-cristo.gbk_.twm – Downloaded 37 times – 80.00 KB

Más obras sobre La Persona de Cristo



Butin - La Persona de Cristo Gbk
Butin - La Persona de Cristo Gbk
butin-la-persona-de-cristo.gbk_.twm
65.5 KB
287 Downloads
Detalles


Baxter Orientaciones para Odiar el Pecado
es un artículo de 20 "orientaciones" o pensamientos porque debemos odiar el pecado y alejarnos de ello.
Extracto: 1. Orientación
Esfuércese tanto por conocer a Dios como para ser conmovido por Sus atributos. Viva siempre delante de Él. Nadie puede conocer el pecado perfectamente porque nadie puede conocer a Dios perfectamente. Usted no puede conocer el pecado más de lo que conoce a Dios, contra quien usted peca; la maldad formal del pecado es relativa, pues es contra la voluntad y los atributos de Dios. El hombre piadoso tiene algún conocimiento de la maldad del pecado, porque él tiene algún conocimiento del Dios que es ofendido por este.

El impío no tiene un conocimiento práctico y prevaleciente de la maldad del pecado, porque él no tiene un conocimiento de Dios. Aquellos que temen a Dios temerán el pecado; aquellos que en sus corazones son irreverentes e impertinentes para con Dios, harán, en sus corazones y en sus vidas, lo mismo para con el pecado; el ateísta, que piensa que Dios no existe, también piensa que no hay pecado contra Él. Nada en el mundo entero nos mostrará de manera tan simple y poderosa la maldad del pecado, tanto como el conocimiento de la grandeza, bondad, sabiduría, santidad, autoridad, justicia, verdad y etc., de Dios. Por tanto, el sentir su presencia hará que también sintamos la maldad del pecado.

Descargar el PDF: Baxter Orientaciones para Odiar el Pecado.

Author: Pastor David Cox

Deja un comentario