Flavel De la maravillosa persona de Cristo

Flavel de la persona maravillosa de Cristo es un solo capítulo viendo sobre la persona y gloria de Jesucristo.

Flavel-de-la-persona-maravillosa-de-Cristo.gbk_.twm (167 downloads )



Extracto de Flavel De la maravillosa persona de Cristo

“Y el Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros”. Juan 1:14

Hemos contemplado el pacto de redención. Es tal que supera infinitamente el poder de cualquier mera criatura para realizar. El que se propone satisfacer a Dios por la obediencia por el pecado del hombre, debe ser él mismo Dios; y el que realiza tan perfecta obediencia, haciendo y sufriendo todo lo que la ley exigía, en nuestra habitación, debe ser hombre. Estas dos naturalezas deben estar unidas en una sola persona, de lo contrario no podría haber una cooperación de cada naturaleza en su obra mediadora. Cómo se unen estas naturalezas, en la persona maravillosa de nuestro Emmanuel, es la primera parte del gran misterio de la piedad: ¡un tema, estudiado y adorado por los ángeles! y el misterio de ello está envuelto en el pasaje que tenemos ante nosotros. en donde tenemos,

La Persona que asume, el Verbo, es decir, la segunda Persona o Subsistente en la divinidad gloriosísima; llamado el Verbo, ya sea porque es el ámbito o materia principal, tanto de la palabra profética como de la promisoria; o porque expone y revela la mente y la voluntad de Dios a los hombres, como en el versículo 18: “Al Hijo unigénito, que está en el seno del Padre, él lo ha declarado” o “expuesto”.

La naturaleza asumida, la carne, es decir, toda la naturaleza humana, constituida por un verdadero alma y cuerpo humanos. Porque así esta palabra “sarx” en Rom. 3:20, y se usa la palabra hebrea Basar, que responde a ella, por una metonimia habitual de una parte por el todo, Gén. 6:12. La palabra carne, en lugar de hombre, sin duda se usa aquí para realzar la admirable condescendencia y humillación de Cristo que implica la vileza, debilidad y oposición del hombre al espíritu. Por eso toda la naturaleza es denominada por esa parte, y llamada carne.

La suposición en sí, se hizo; no fue “fuit”, (como Socino lo traduciría, con el propósito de anular la existencia del cuerpo glorificado de Cristo ahora en el cielo), sino factus est, fue hecho, es decir, tomó o asumió la verdadera naturaleza humana en la unidad de su Divina persona, con todas sus partes integrantes y propiedades esenciales; y así fue hecho, o se convirtió en un hombre verdadero y real, por esa suposición. El apóstol hablando del mismo acto, Heb. 2:16, usa otra palabra, Él “lo tomó”, o él asumió. Y cuando se dice que se hizo carne, no se equivoquen, como si hubiera una mutación de la Deidad en carne; porque esto se hizo, “no cambiando lo que era, sino asumiendo lo que no era”, como bien lo expresa Agustín. Como cuando la Escritura, en una expresión análoga, dice: “Fue hecho pecado”, 2Co. 5:21, e hizo una maldición, Gal. 3:13, el significado no es que se haya convertido en pecado, o en maldición; ya no podemos pensar aquí que la Deidad se hizo carne y perdió su propio ser y naturaleza, porque se dice que se hizo carne.

Esta afirmación de que “el Verbo se hizo carne” también se confirma aquí con fuerza. Él “habitó entre nosotros”, y vimos su gloria. Esto no era un fantasma, sino una cosa muy real e indubitable. Porque, plantó su tienda, o habitó con nosotros. Y nosotros somos testigos oculares de ello. “Lo que era desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado y palparon nuestras manos acerca de la Palabra de vida, eso os anunciamos”. 1 Juan 1:1-3. Por eso, Jesucristo realmente asumió la verdadera y perfecta naturaleza del hombre, en una unión personal con su naturaleza Divina, y sigue siendo verdadero Dios y verdadero hombre, en una sola persona para siempre.

Flavel De la maravillosa persona de Cristo

Más Módulos sobre la Cristologia




Baxter Orientaciones para Odiar el Pecado
es un artículo de 20 "orientaciones" o pensamientos porque debemos odiar el pecado y alejarnos de ello.
Extracto: 1. Orientación
Esfuércese tanto por conocer a Dios como para ser conmovido por Sus atributos. Viva siempre delante de Él. Nadie puede conocer el pecado perfectamente porque nadie puede conocer a Dios perfectamente. Usted no puede conocer el pecado más de lo que conoce a Dios, contra quien usted peca; la maldad formal del pecado es relativa, pues es contra la voluntad y los atributos de Dios. El hombre piadoso tiene algún conocimiento de la maldad del pecado, porque él tiene algún conocimiento del Dios que es ofendido por este.

El impío no tiene un conocimiento práctico y prevaleciente de la maldad del pecado, porque él no tiene un conocimiento de Dios. Aquellos que temen a Dios temerán el pecado; aquellos que en sus corazones son irreverentes e impertinentes para con Dios, harán, en sus corazones y en sus vidas, lo mismo para con el pecado; el ateísta, que piensa que Dios no existe, también piensa que no hay pecado contra Él. Nada en el mundo entero nos mostrará de manera tan simple y poderosa la maldad del pecado, tanto como el conocimiento de la grandeza, bondad, sabiduría, santidad, autoridad, justicia, verdad y etc., de Dios. Por tanto, el sentir su presencia hará que también sintamos la maldad del pecado.

Descargar el PDF: Baxter Orientaciones para Odiar el Pecado.

Author: Pastor David Cox

Deja un comentario