Keathley La Supremacía de la Persona de Cristo

Keathley La supremacía de la persona de Cristo es un módulo de un solo capítulo de una obra más amplia. Este capítulo es sobre la Persona y la Obra de Jesucristo.



Keathley La Supremacía de la Persona de Cristo

(Col. 1:15-18)
Revisión del esquema
I. Doctrinal: La Persona y Obra de Cristo (1:1-23)
B. La Supremacía de la Persona de Cristo (1:15-18)
1. Su Relación con Dios (1:15)
2. Su Relación con la Creación (1:16-17)
3. Su Relación con la Iglesia (1:18)

15 Él es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación, 16 porque en él fueron creadas todas las cosas que hay en los cielos y en la tierra: todas las cosas, sean visibles o invisibles, sean tronos o dominios, sean principados o potestades, todas las cosas fueron creados por él y para él. 17 Él mismo es antes de todas las cosas y todas las cosas se mantienen juntas en él. 18 El es la cabeza del cuerpo que es la iglesia, así como el principio, el primogénito de entre los muertos para que él mismo llegue a ser el primero en todas las cosas.

Introducción

De su preocupación en oración para que los colosenses puedan andar de una manera adecuada a su nueva vida en Cristo, el apóstol pasa rápidamente al enfoque principal de esta epístola: la exaltación y preeminencia de Cristo en su persona y obra. Parte de la razón fue la falsa enseñanza que confrontaron los colosenses, pero otra razón es que nada es más vital para experimentar el poder de Cristo y la fecundidad que una comprensión precisa tanto de la persona como de la obra de Jesucristo.

Sin comprender verdaderamente quién es Jesús en realidad y lo que solo Él pudo lograr y logró a través de la cruz, las personas se convierten en presa fácil para los sistemas de culto o las falsas creencias religiosas que buscan llegar a Dios de otra manera que no sea exclusivamente a través del Señor Jesucristo. Siempre, todos los sistemas de creencias falsas o rechazan lo que la Biblia enseña acerca de la persona de Cristo (niegan Su deidad o verdadera humanidad), o buscan agregar algo a la obra de Cristo (agregar algún sistema de obras religiosas o ascéticas), o hará ambas cosas: restar de Su persona y añadir a Su obra. En otras palabras, lo que Cristo realizó en la cruz no es suficiente, por lo que se agrega algún sistema de obras como un medio de verdadera espiritualidad y acceso a Dios. Esto es precisamente lo que estaban haciendo los falsos maestros en Colosas.

Como se menciona en el material introductorio de este comentario, estos falsos maestros aparentemente representaban un sistema primitivo de gnosticismo que eventualmente tomaría dos formas, una ascética (algún tipo de abnegación religiosa) y la otra licenciosa (falta de control moral). Esta filosofía incluía una forma griega de dualismo que creía que toda la materia era mala y que solo el espíritu puro era bueno. Los ascetas enseñaron que la manera de vencer el cuerpo, que es malo, era por medio de la humillación propia y el trato severo del cuerpo. Compare la advertencia de Pablo sobre “no toques, no pruebes” en Col. 2:20-23. El grupo licencioso enseñaba justo lo contrario: que dado que el cuerpo era malo y solo materia, no importaba lo que hicieras con él, o defenderían que el libertinaje desenfrenado era la única forma de librar al cuerpo de su maldad.

Desde el punto de vista de la cristología, o la doctrina de la persona de Cristo, hubo también dos escuelas de gnosticismo que se desarrollaron más tarde. Primero, estaba el docetismo, una forma que deriva su nombre de la palabra griega dokeo, que significa “parecer ser”. Los que pertenecían a esta escuela afirmaban que el Jesús humano era sólo un fantasma, que no tenía cuerpo. En otras palabras, Él solo parecía estar en lo que respecta a Su cuerpo, y esto significaba que solo parecía morir en la cruz. Él era un espíritu angelical que apareció en forma de aparición o con un cuerpo aparente, pero en realidad no era verdaderamente humano o Dios hecho carne que literalmente murió por el pecado del hombre. Esta forma negaba claramente tanto la persona como la obra de Cristo.

La segunda escuela puede llamarse cerinthianismo por su fundador, Cerinto.

Download “Keathley-La-Supremacia-de-la-persona-de-Cristo.gbk_.twm”

Keathley-La-Supremacia-de-la-persona-de-Cristo.gbk_.twm – Downloaded 34 times – 28 KB

Keathley La Supremacía de la Persona de Cristo

 Más Módulos sobre la Cristologia



¡No invites demonios a tu vida!


En este folleto, examinamos un poco de la influencia de tinieblas que permitimos entrar en nuestras vidas, y como debemos bloquearla.

TEMAS: No todo es un demonio | La posesión contra la influencia | Perder control de Sí | Los vicios | Las Prácticas y Poisiciones Extremas | Otras Calidades | La Música del Mundo

Haz clic aquí para ver el folleto.

Author: Pastor David Cox

Leave a Reply