Torrey Como Orar

Torrey Como Orar

Torrey Como Orar es una obra clásica por este famoso autor y predicador. Son 12 capítulos sobre el tema importante de la oración.

Cómo Orar
Por RA Torrey
(1856­1928)

“Una de las mayores necesidades de la actualidad son hombres y mujeres que no solo comiencen a orar por las cosas, sino que oren y sigan orando hasta que obtengan lo que buscan del Señor”.

Lo que era cierto en los días de Torrey todavía se aplica hoy. Sus indicaciones prácticas despliegan claramente las condiciones que Dios ha establecido para la oración inteligente y eficaz que trae sus respuestas, enfatizando el propósito y la importancia de la oración.

Dominio público [Copiar libremente]
Para comprar una copia de este libro, haga clic en el siguiente enlace: Cómo orar

oraTABLA DE CONTENIDO
Capítulo 1 ­ La importancia de la oración
Capítulo 2 ­ Orar a Dios
Capítulo 3 ­ Obedecer y orar
Capítulo 4 ­ Orar en el nombre de Cristo y según la voluntad de Dios
Capítulo 5 ­ Orar en el Espíritu
Capítulo 6 ­ Siempre orando y sin desmayar
Capítulo 7 ­ Permaneciendo en Cristo
Capítulo 8 ­ Orando con acción de gracias
Capítulo 9 ­ Obstáculos para la oración
Capítulo 10 ­ Cuándo orar
Capítulo 11 ­ La necesidad de un avivamiento general
Capítulo 12 ­ El lugar de oración antes y durante los avivamientos

Notas del Editor, David Cox
Referencias a “R.V.” y a “A.V.” refieren a versiones de la Biblia en inglés, la versión revisada del A.V., y A.V. la versión autorizada, que es el Rey Jaime.
El traductor del inglés al español es Google Translate, y por lo general, acepta más el Catolicismo que el protestantismo, y entonces la palabra “rezar” es usada en lugar de “orar”. Cómo R.A. Torrey era Protestante, usaré orar en lugar de rezar, que vino de la traductora y no del libro original en inglés.

Descargar

Torrey-Como-Orar.gbk_.twm (36 downloads )

Más Libros sobre la Oración

Ejemplo de un Capítulo: Capítulo 1 La Importancia de la Oración

1. ­La importancia de la oración
CAPÍTULO I LA IMPORTANCIA DE LA ORACIÓN

En el capítulo 6 de Efesios, en el versículo 18, leemos palabras que destacan la tremenda importancia de la oración con una fuerza sorprendente y abrumadora:

“Orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos”.

Cuando nos detengamos a sopesar el significado de estas palabras, observemos la conexión en la que se encuentran, el hijo inteligente de Dios se ve impulsado a decir:

“Debo a orar, orar, orar. Debo poner toda mi energía y todo mi corazón en la oración. Cualquier otra cosa que haga, debo orar”.

La Versión Revisada es, si cabe, más fuerte que la Autorizada:
“Con toda oración y súplica orando en todo tiempo en el espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos”.

Nótense los TODOS: “con TODA oración”, “en TODO tiempo”, “en TODA perseverancia”, “por TODOS los santos”. Nótese la acumulación de palabras fuertes, “oración”, “súplica”, “perseverancia”. Nótese una vez más la fuerte expresión, “velando por ello”, más literalmente, “desvelando por ello”. Pablo se dio cuenta de la pereza natural del hombre, y especialmente de su pereza natural en la oración. ¡Cuán raramente oramos por las cosas! Cuán a menudo la iglesia y el individuo llegan justo al borde de una gran bendición en oración y justo entonces se dejan llevar, se adormecen, se dan por vencidos. Deseo que estas palabras “no dormir para orar” puedan arder en nuestros corazones. Desearía que todo el verso ardiera en nuestros corazones.

Pero ¿por qué es tan necesaria esta oración constante, persistente, insomne y vencedora?

1. En primer lugar, PORQUE HAY UN DIABLO. Es astuto, es poderoso, nunca descansa, siempre está tramando la caída del hijo de Dios; y si el hijo de Dios se relaja en la oración, el demonio logrará atraparlo.
Este es el pensamiento del contexto. El versículo 12 dice: “Porque nuestra lucha no es contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de este mundo de tinieblas, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestiales”. (RV) Luego viene el versículo 13: “Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y, habiendo acabado todo, estar firmes”. (RV)

A continuación, sigue una descripción de las diferentes partes de la armadura del cristiano, que debemos ponernos si queremos estar firmes contra el diablo y sus poderosas asechanzas. Luego, Pablo lleva todo a un clímax en el versículo 18, diciéndonos que a todo lo demás debemos agregar la oración: oración constante, persistente, incansable e insomne en el Espíritu Santo, o todo lo demás será en vano.

2. Una segunda razón de esta oración constante, persistente, insomne, vencedora, es que LA ORACIÓN ES EL CAMINO SEÑALADO POR DIOS PARA CONSEGUIR LAS COSAS, Y EL GRAN SECRETO DE TODA FALTA EN NUESTRA EXPERIENCIA, EN NUESTRA VIDA Y EN NUESTRO TRABAJO ES EL DESCUIDO DE LA ORACIÓN.
Santiago destaca esto con mucha fuerza en el capítulo 4 y el versículo 2 de su epístola: “No tenéis porque no pedís”. Estas palabras contienen el secreto de la pobreza y la impotencia del cristiano promedio: el descuido de la oración.

“¿Por qué”, se preguntan muchos cristianos, “progreso tan poco en mi vida cristiana?”

“El descuido de la oración”, responde Dios. “No tienes porque no pides”.

“¿Por qué”, preguntan muchos ministros, “veo tan poco fruto de mis labores?”

De nuevo Dios responde: “Descuido de la oración. No tienes porque no pides”.

“¿Por qué”, preguntan muchos maestros de escuela dominical, “veo tan pocos convertidos en mi clase de escuela dominical?”

Aun así, Dios responde: “Descuido de la oración. No tienes porque no pides”.

“¿Por qué”, se preguntan tanto los ministros como las iglesias, “que la iglesia de Cristo avanza tan poco contra la incredulidad y el error y el pecado y la mundanalidad?”
Una vez más escuchamos a Dios responder: “Descuido de la oración. No tienes porque no pides”.

3. La tercera razón de esta oración constante, persistente, insomne y vencedora es que AQUELLOS HOMBRES A QUIENES DIOS PRESENTÓ COMO MODELO DE LO QUE ESPERABA DE LOS CRISTIANOS SER ­­ LOS APÓSTOLES ­­ VEÍAN LA ORACIÓN COMO LO MÁS IMPORTANTE NEGOCIO DE SUS VIDAS.

Cuando las responsabilidades de multiplicación de la iglesia primitiva se agolparon sobre ellos, “llamaron a la multitud de los discípulos, y dijeron: No es razón que dejemos la Palabra de Dios y sirvamos las mesas. Por tanto, hermanos, mirad de entre vosotros siete varones de buen testimonio, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría, a quienes podamos poner sobre este negocio, pero NOS ENTREGAMOS CONTINUAMENTE A LA ORACIÓN y al ministerio de la Palabra. Es evidente por lo que Pablo escribió a las iglesias ya los individuos acerca de orar por ellos, que gran parte de su tiempo, fuerza y pensamiento se dedicó a la oración. (Rom. 1:9, RV; Ef. 1:15,16; Col. 1:9, RV; 1 Tes. 3:10; 2 Tim. 1:3, RV)

Todos los hombres poderosos de Dios fuera de la Biblia han sido hombres de oración. Han diferido unos de otros en muchas cosas, pero en esto han sido iguales.

4. Pero hay una razón de peso aún mayor para esta oración constante, persistente, insomne, vencedora. Es, LA ORACIÓN OCUPÓ UN LUGAR MUY PROMINENTE Y JUGÓ UNA PARTE MUY IMPORTANTE EN LA VIDA TERRENAL DE NUESTRO SEÑOR.

Vaya, por ejemplo, a Marcos 1:35. Leemos: “Levantándose muy de mañana, siendo aún muy oscuro, salió y se fue a un lugar desierto, y allí oraba”. El día anterior había sido muy ajetreado y emocionante, pero Jesús acortó las horas de sueño necesario para poder levantarse temprano y entregarse a la oración más necesaria.
Vaya de nuevo a Lucas 6:12, donde leemos: “Y aconteció en aquellos días que salió al monte a orar, y pasó toda la noche orando a Dios”. Nuestro Salvador encontró necesario en ocasiones tomar una noche entera para orar.
Las palabras “orar” y “oración” se usan por lo menos veinticinco veces en relación con nuestro Señor en el breve registro de Su vida en los cuatro Evangelios, y Su oración se menciona en lugares donde no se usan las palabras. Evidentemente, la oración tomó mucho del tiempo y la fuerza de Jesús, y un hombre o mujer que no dedica mucho tiempo a la oración, no puede ser propiamente llamada seguidora de Jesucristo.

• 5. Hay otra razón para la oración constante, persistente, insomne y vencedora que parece
posible aún más contundente que esto, a saber, LA ORACIÓN ES LA PARTE MÁS IMPORTANTE DEL MINISTERIO ACTUAL DE NUESTRO SEÑOR RESUCITADO.

El ministerio de Cristo no terminó con Su muerte. Su obra expiatoria terminó entonces, pero cuando resucitó y ascendió a la diestra del Padre, emprendió otra obra para nosotros tan importante en su lugar como
Su obra expiatoria. No puede divorciarse de Su obra expiatoria; descansa sobre eso como su base, pero es necesario para nuestra salvación completa.

Leemos en Heb. 7:25, “Por lo cual puede también salvar perpetuamente a los que por él se acercan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos”. Este versículo nos dice que Jesús puede salvarnos hasta lo sumo, no solo DESDE lo sumo, sino HASTA lo sumo, hasta la plenitud total, la perfección absoluta, porque no solo murió, sino porque también “vive para siempre”. El versículo también nos dice con qué propósito Él
ahora vive, “PARA INTERCEDER POR NOSOTROS”, para orar. Orar es lo principal que Él está haciendo en estos días. Es por Sus oraciones que Él nos está salvando.

El mismo pensamiento se encuentra en el notable y triunfante desafío de Pablo en Rom. 8:34 ­­ “¿Quién es el que condenará? Cristo Jesús, el que murió, más aún, el que resucitó de los muertos, el que está a la diestra de Dios, EL QUE TAMBIÉN INTERCEDE POR NOSOTROS”. (RV)

Si vamos a tener comunión con Jesucristo en Su obra presente, debemos pasar mucho tiempo en oración; debemos entregarnos a la oración ferviente, constante, persistente, insomne y vencedora. No conozco nada que me haya impresionado tanto con el sentido de la importancia de orar en todo momento, estando mucho y constantemente en oración, como el pensamiento de que esa es la principal ocupación en la actualidad de mi Señor resucitado. Quiero tener comunión con Él, y por eso he pedido al Padre que en todo lo demás que haga de mí, me haga en todo caso intercesor, que me haga un hombre que sepa orar y que dedique mucho tiempo en oración.

Este ministerio de intercesión es un ministerio glorioso y poderoso, y todos podemos tener parte en él.

El hombre o la mujer que está excluido de la reunión pública por enfermedad puede tener parte en ella; la madre ocupada; la mujer que tiene que lavar para ganarse la vida puede tener parte: puede mezclar oraciones por los santos, y por su pastor, y por los no salvos, y por los misioneros extranjeros, con el agua y el jabón mientras se inclina sobre la tina de lavar , y no lavar más mal por eso; el hombre de negocios muy motivado puede tener parte en ello, orando mientras se apresura de un deber a otro. Pero, por supuesto, debemos, si queremos mantener este espíritu de oración constante, tomar tiempo, y tomarlo en abundancia, cuando nos encerremos en el lugar secreto a solas con Dios para nada más que oración.

6. La sexta razón para la oración constante, persistente, insomne y vencedora es que LA ORACIÓN ES EL MEDIO QUE DIOS HA SEÑALADO PARA QUE RECIBAMOS MISERICORDIA Y OBTENGAMOS LA GRACIA PARA AYUDARNOS EN TIEMPOS DE NECESIDAD.

Heb. 4:16 es uno de los versículos más sencillos y dulces de la Biblia: “Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro”. Estas palabras dejan muy claro que Dios ha señalado un camino por el cual buscaremos y obtendremos misericordia y gracia. Ese camino es la oración; acercarse audaz, confiado y franco al trono de la gracia, el lugar santísimo de la presencia de Dios, donde nuestro compasivo Sumo Sacerdote, Jesucristo, ha entrado en nuestro favor. (Versículos 14, 15.)
Misericordia es lo que necesitamos, gracia es lo que debemos tener, o toda nuestra vida y esfuerzo terminarán en un completo fracaso. La oración es el camino para conseguirlos. Hay una gracia infinita a nuestra disposición, y la hacemos nuestra experimentalmente mediante la oración. Oh, si tan solo nos diéramos cuenta de la plenitud de la gracia de Dios, que es nuestra al pedirla, su altura y profundidad y largo y ancho, estoy seguro de que pasaríamos más tiempo en oración. La medida de nuestra apropiación de la gracia está determinada por la medida de nuestras oraciones.

¿Quién hay que no sienta que necesita más gracia? Entonces pídelo. Sea constante y persistente en sus
preguntas. Sea insistente e incansable en sus peticiones. Dios se complace en tenernos mendigos “desvergonzados” en esta dirección; porque muestra nuestra fe en Él, y Él está muy complacido con la fe. Por nuestra “desvergüenza” Él se levantará y nos dará todo lo que necesitemos (Lucas 11:8). ¡Qué pequeños arroyos de misericordia y gracia conocemos la mayoría de nosotros, cuando podríamos conocer ríos que se desbordan!

7. La siguiente razón para la oración constante, persistente, insomne y vencedora es que LA ORACIÓN EN EL NOMBRE DE JESUCRISTO ES LA MANERA QUE JESUCRISTO MISMO TIENE
DESIGNADO PARA SUS DISCÍPULOS PARA OBTENER LA PLENITUD DE GOZO.

Él declara esto de manera simple y hermosa en Juan 16:24: “Hasta ahora nada habéis pedido en mi nombre; pedid, y recibiréis, para que vuestro gozo sea cumplido”. “Hecho completo” es la forma en que se lee la Versión Revisada. ¿Quién hay que no desee que su alegría se colme por completo? Bueno, la forma de llenarlo por completo es orando en el nombre de Jesús. Todos conocemos personas cuyo gozo está colmado, de hecho, simplemente se desborda, brilla en sus ojos, burbujea en sus mismos labios y se escurre por la punta de sus dedos cuando te dan la mano. Entrar en contacto con ellos es como entrar en contacto con una máquina eléctrica cargada de alegría. Ahora bien, las personas de ese tipo son siempre personas que pasan mucho tiempo en oración.

¿Por qué la oración en el nombre de Cristo trae tanta plenitud de gozo? En parte, porque obtenemos lo que pedimos. Pero esa no es la única razón, ni la mayor. Hace que Dios sea real. Cuando le pedimos algo definido a Dios, y Él nos lo da, ¡cuán real se vuelve Dios! ¡Él está justo ahí! Es una bendición tener un Dios que es real, y no meramente una idea. Recuerdo cómo una vez me tomaron de repente y gravemente enfermo solo en mi estudio. Caí de rodillas y clamé a Dios por ayuda.

Instantáneamente todo el dolor me abandonó, estaba perfectamente bien. Parecía como si Dios estuviera allí mismo, hubiera extendido Su mano y me hubiera tocado. El gozo de la curación no fue tan grande como el gozo de encontrar a Dios.

No hay mayor alegría en la tierra o en el cielo, que la comunión con Dios, y la oración en el nombre de Jesús nos lleva a la comunión con Él. El salmista seguramente no estaba hablando sólo de la bienaventuranza futura, sino también de la bienaventuranza presente cuando dijo: “En tu presencia hay plenitud de gozo”. (Sal. 16:11.) ¡Oh, el gozo inefable de aquellos momentos en que en nuestras oraciones nos abocamos realmente a la presencia de Dios!

¿Alguien dice. “Nunca he conocido un gozo como ese en la oración”?

¿Tomas suficiente tiempo libre para orar para llegar realmente a la presencia de Dios? ¿Realmente te entregas a la oración en el tiempo que te tomas?

8. La octava razón para la oración constante, persistente, desvelada, vencedora, es que LA ORACIÓN, EN CADA PREOCUPACIÓN Y ANSIEDAD Y NECESIDAD DE LA VIDA, CON ACCIÓN DE GRACIAS, ES EL MEDIO QUE DIOS HA SEÑALADO PARA OBTENER LIBERTAD DE TODOS
LA ANSIEDAD Y LA PAZ DE DIOS QUE SOBREPASA TODO ENTENDIMIENTO.

“Por nada estéis afanosos”, dice Pablo, “sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias, y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús”. (Filipenses 4:6, 7). Para muchos esto parece a primera vista, la imagen de una vida que es hermosa, pero más allá del alcance de los mortales ordinarios; no es así en absoluto. El versículo nos dice cómo la vida es alcanzable por cada hijo de Dios: “Por nada estéis afanosos”, o como dice la Versión Revisada, “Por nada estéis afanosos”. El resto del versículo nos dice cómo, y es muy simple: “Sino que en toda oración y ruego, con acción de gracias, sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios”. ¿Qué podría ser más claro o simple que eso? Simplemente manténgase en contacto constante con Dios, y cuando surja algún problema o aflicción, grande o pequeña, háblele al respecto, sin olvidar nunca agradecerle por lo que ya ha hecho.
¿Cuál será el resultado? “La paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús”. (RV)

¡Eso es glorioso, y tan simple como glorioso! Gracias a Dios, muchos lo están intentando. ¿No conoces a nadie que esté siempre sereno? Tal vez sea un hombre muy tormentoso por su naturaleza, pero los problemas, los conflictos, los reveses y los duelos pueden arrollarlo, y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guarda su corazón y sus pensamientos en Cristo Jesús.

Todos conocemos a esas personas. ¿Cómo lo gestionan?

Sólo por la oración, eso es todo. Las personas que conocen la paz profunda de Dios, la paz insondable que sobrepasa todo entendimiento, son siempre hombres y mujeres de mucha oración.

Algunos de nosotros permitimos que la prisa de nuestras vidas desplace la oración, ¡y qué pérdida de tiempo, energía y fuerza nerviosa hay por la preocupación constante! Una noche de oración nos salvará de muchas noches de insomnio. El tiempo dedicado a la oración no se desperdicia, sino que se invierte con gran interés.

9. La novena razón para la oración constante, persistente, insomne, vencedora, es que LA ORACIÓN ES EL MÉTODO QUE DIOS MISMO HA SEÑALADO PARA QUE OBTENGAMOS EL ESPÍRITU SANTO.
Sobre este punto la Biblia es muy clara. Jesús dice: “Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?” (Lucas 11:13.) Los hombres nos están diciendo en estos días, muy buenos hombres también: “No debes orar por el Espíritu Santo”, pero ¿qué van a hacer con la clara declaración de Jesucristo: “Cuánto más ¿Dará vuestro Padre celestial el Espíritu Santo A LOS QUE LE PIDIERAN?”

Hace algunos años, cuando se anunció un discurso sobre el bautismo con el Espíritu Santo, un hermano se me acercó antes del discurso y me dijo con mucho sentimiento:

“Asegúrate de decirles que no oren por el Espíritu Santo”.

“Ciertamente no les diré eso, porque Jesús dice: ‘¿Cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan'”.

“Oh, sí”, respondió, “pero eso fue antes de Pentecostés”.

“¿Qué tal Hechos 4:31? ¿Eso fue antes de Pentecostés o después?”

“Después, por supuesto”.

Léalo.

“‘Y cuando hubieron orado, el lugar donde estaban reunidos tembló; y todos fueron LLENOS DEL ESPÍRITU SANTO, y hablaban la Palabra de Dios con denuedo'”.

“¿Qué hay de Hechos 8:15? ¿Eso fue antes de Pentecostés o después?”

“Después.”

“Por favor lee.”

“‘Quienes, cuando descendieron, ORARON por ellos, para que pudieran recibir el Espíritu Santo'”.
No respondió. ¿Qué podría responder? Es claro como el día en la Palabra de Dios que antes y después de Pentecostés, el primer bautismo y las subsiguientes llenuras del Espíritu Santo fueron recibidos en respuesta a una oración definida. La experiencia también enseña esto.
Sin duda muchos han recibido el Espíritu Santo en el momento de su entrega a Dios antes de que hubiera tiempo para orar, pero cuántos hay que saben que su primer bautismo definitivo con el Espíritu Santo vino estando de rodillas o rostro ante Dios, a solas. o en compañía de otros, y que una y otra vez desde entonces han sido llenos del Espíritu Santo en el lugar de oración!

Sé esto tan definitivamente como sé que mi sed se ha saciado mientras bebía agua.

Temprano una mañana en la sala de oración de la Iglesia de la Avenida Chicago, donde varios cientos de personas habían estado reunidas varias horas en oración, el Espíritu Santo cayó tan manifiestamente, y todo el lugar estaba tan lleno de Su presencia, que nadie podía hablar ni orar. , pero sollozos de alegría llenaron el lugar. Los hombres salieron de esa habitación a diferentes partes del país, tomando trenes esa misma mañana, y pronto llegaron informes del derramamiento del Espíritu Santo de Dios en respuesta a la oración. Otros salieron a la ciudad con la bendición de Dios sobre ellos. Este es solo un ejemplo entre muchos que podrían citarse por experiencia personal.
Si solo dedicáramos más tiempo a la oración, habría más plenitud del poder del Espíritu en nuestro trabajo. Muchos y muchos hombres que una vez trabajaron inequívocamente en el poder del Espíritu Santo ahora llenan el aire con gritos vacíos y lo golpean con sus gesticulaciones sin sentido, porque han dejado que la oración sea desplazada. debemos pasar mucho tiempo de rodillas ante Dios, si queremos continuar en el poder del Espíritu Santo.

10. La décima razón para la oración constante, persistente, insomne y vencedora es que LA ORACIÓN ES EL MEDIO QUE CRISTO HA SEÑALADO POR EL CUAL NUESTRO CORAZÓN NO SER SOBRECARGADOS DE HACIENDO Y DE BORRACHAS Y DE LAS PREOCUPACIONES DE ESTA VIDA, Y ASÍ EL DÍA DEL REGRESO DE CRISTO LLEGARÁ SOBRE NOSOTROS DE REPENTE COMO LAZO.

Uno de los pasajes más interesantes y solemnes sobre la oración en la Biblia está en este sentido. (Lucas 21:34­36) “Mirad también por vosotros mismos, que vuestros corazones no se carguen de glotonería y embriaguez y de los afanes de esta vida, y venga de repente sobre vosotros aquel día. Porque como un lazo vendrá sobre todos a los que moran sobre la faz de toda la tierra. Velad, pues, y orad siempre, para que seáis tenidos por dignos de escapar de todas estas cosas que sucederán, y de estar en pie delante del Hijo del hombre”. Según este pasaje, solo hay una manera en la que podemos estar preparados para la venida del Señor cuando Él se manifieste, es decir, a través de mucha oración.

La segunda venida de Jesucristo es un tema que está despertando mucho interés y mucha discusión en nuestros días; pero una cosa es estar interesado en la venida del Señor y hablar de ella, y otra muy distinta estar preparado para ella. Vivimos en una atmósfera que tiene una tendencia constante a incapacitarnos para la venida de Cristo. El mundo tiende a deprimirnos con sus gratificaciones y sus preocupaciones. Solo hay un camino por el cual podemos elevarnos triunfantes sobre estas cosas: por la constante vigilia en oración, es decir, por el desvelo en oración. “Velar” en este pasaje es la misma palabra fuerte que se usa en Ef. 6:18, y “siempre” la misma frase fuerte “en todo tiempo”. El hombre que dedica poco tiempo a la oración, que no es firme y constante en la oración, no estará preparado para el Señor cuando venga. Pero podemos estar listos. ¿Cómo? ¡Orad! ¡Orad! ¡Orad!

11. Hay una razón más para la oración constante, persistente, insomne, vencedora, y es poderosa: POR LO QUE LA ORACIÓN LOGRA. Ya se ha dicho mucho sobre eso, pero también hay mucho que debe agregarse.

• (1) La oración promueve nuestro crecimiento espiritual como casi nada más, de hecho como nada más sino estudio de la Biblia; y la verdadera oración y el verdadero estudio de la Biblia van de la mano.
Es a través de la oración que sale a la luz mi pecado, mi pecado más escondido. Al arrodillarme ante Dios y orar: “Examíname, oh, Dios, y conoce mi corazón; pruébame y conoce mis pensamientos, y ve si hay en mí camino de perversidad” (Sal. 139:23,24), Dios dispara los penetrantes rayos de Su luz en lo más recóndito de mi corazón, y los pecados que nunca sospeché salen a la luz. En respuesta a la oración, Dios me lava de mi iniquidad y me limpia de mi pecado (Sal. 51:2). En respuesta a la oración mis ojos se abren para contemplar cosas maravillosas de la Palabra de Dios (Sal. 119:18). En respuesta a la oración obtengo sabiduría para conocer el camino de Dios (Santiago 1:5) y fortaleza para caminar en él. Cuando me encuentro con Dios en oración y miro Su rostro, soy transformado a Su propia imagen de gloria en gloria (2 Corintios 3:18). Cada día de verdadera vida de oración me hace más semejante a mi glorioso Señor.

John Welch, yerno de John Knox, fue uno de los hombres de oración más fieles que este mundo jamás haya visto. Contó mal empleado aquel día en que no se emplearon siete u ocho horas a solas con Dios en la oración y el estudio de su Palabra. Un anciano hablando de él después de su muerte dijo: “Era un tipo de Cristo”.

¿Cómo llegó a parecerse tanto a su Maestro?

Su vida de oración explica el misterio.

• (2) La oración trae poder a nuestro trabajo.
Si deseamos poder para cualquier obra a la que Dios nos llame, ya sea la predicación, la enseñanza, el trabajo personal o la crianza de nuestros hijos, podemos obtenerlo mediante la oración ferviente.
Una mujer con un niño pequeño que era perfectamente incorregible, una vez vino a mí desesperada y me dijo:

“¿Qué voy a hacer con él?”

Le pregunté: “¿Alguna vez has probado la oración?”

Dijo que había orado por él, pensó. Le pregunté si había hecho de su conversión y de su carácter un asunto de oración definida y expectante. Ella respondió que no había sido definitiva al respecto. Ella comenzó ese día, y de inmediato hubo un cambio notable en el niño, y creció hasta convertirse en un hombre cristiano.
¡Cuántos maestros de escuela dominical han enseñado durante meses y años, y no han visto fruto real de sus labores, y luego han aprendido el secreto de la intercesión, y por fervientes súplicas a Dios, han visto a sus alumnos ser llevados uno por uno a Cristo! ¡Cuántos pobres predicadores se han convertido en poderosos hombres de Dios al desechar su confianza en sus propias habilidades y dones, y entregarse a Dios para esperar en Él el poder que viene de lo alto! John Livingstone pasó una noche, con otras personas de ideas afines, orando a Dios y en conversaciones religiosas, y cuando predicó al día siguiente en la Iglesia de Shotts, quinientas personas se convirtieron, o dataron de esa ocasión alguna elevación definitiva en su vida.

La oración y el poder son inseparables.

• (3) La oración sirve para la conversión de los demás. Hay pocos convertidos en este mundo a menos que esté relacionado con las oraciones de alguien. Antes pensaba que ningún ser humano tenía nada que ver con mi propia conversión, porque no me convertí en la iglesia ni en la escuela dominical, ni en la conversación personal con nadie. Me despertaron en medio de la noche y me convertí. Por lo que puedo recordar, no tenía el menor pensamiento de convertirme, ni de nada por el estilo, cuando me acosté y me quedé dormido; pero me despertaron en medio de la noche y me convertí probablemente en cinco minutos. Unos minutos antes estaba lo más cerca posible de la perdición eterna. Tenía un pie sobre el borde y estaba tratando de pasar el otro.
Digo que pensé que ningún ser humano tuvo nada que ver con eso, pero había olvidado las oraciones de mi madre, y luego supe que uno de mis compañeros de la universidad me había elegido para orar hasta que fuera salvo.

La oración a menudo sirve donde todo lo demás falla. Cuán completamente fracasaron todos los esfuerzos y súplicas de Mónica con su hijo, pero sus oraciones prevalecieron con Dios, y el joven disoluto se convirtió en San Agustín, el hombre poderoso de Dios. Por la oración, los acérrimos enemigos del Evangelio se han convertido en sus más valientes defensores, los más grandes sinvergüenzas en los más verdaderos hijos de Dios, y las más viles mujeres en las más puras santas. Oh, el poder de la oración para llegar abajo, abajo, abajo, donde la esperanza misma parece vana, y elevar a hombres y mujeres arriba, arriba, arriba en comunión y semejanza a Dios. ¡Es simplemente maravilloso! ¡Cuán poco apreciamos esta maravillosa arma!

(4) La oración trae bendiciones a la iglesia.

La historia de la iglesia siempre ha sido una historia de graves dificultades que superar. El diablo odia a la iglesia y busca por todos los medios bloquear su progreso; ahora por falsa doctrina, otra vez por división, otra vez por corrupción interna de vida. Pero por medio de la oración, se puede hacer un camino claro a través de todo. La oración desarraigará la herejía, disipará los malentendidos, eliminará los celos y las animosidades, destruirá las inmoralidades y traerá la marea plena de la gracia vivificadora de Dios. La historia prueba abundantemente esto. En la hora del presagio más oscuro, cuando el caso de la iglesia, local o universal ha parecido más allá de toda esperanza, los creyentes se han reunido y han clamado a Dios y ha llegado la respuesta.

Así fue en los días de Knox, así fue en los días de Wesley y Whitfield, así fue en los días de Edwards y Brainerd, así fue en los días de Finney, así fue en los días del gran avivamiento. de 1857 en este país y de 1859 en Irlanda, y así volverá a ser en vuestro día y en el mío. Satanás ha organizado sus fuerzas. La ciencia cristiana con su falso Cristo, una mujer, levanta la cabeza en alto. Otros, haciendo grandes pretensiones de métodos apostólicos, pero cubriendo con estas pretensiones la más crasa deshonestidad e hipocresía, hablan con gran seguridad. Cristianos igualmente leales a las grandes verdades fundamentales del Evangelio se miran unos a otros con una sospecha enviada por el diablo. El mundo, la carne y el diablo están celebrando el carnaval en alto. Ahora es un día oscuro, PERO ­ ahora “es hora de que Tú, Señor, actúes, porque han invalidado Tu ley”. (Sal. 199:126). Y se está preparando para trabajar, y ahora está escuchando la voz de la oración. ¿Lo escuchará? ¿Lo escuchará de ti? ¿Lo escuchará de la iglesia como cuerpo? Yo creo que Él lo hará.


tdj07 Los Falsos Testigos de Jehová
Examinamos lo que dicen los Testigos, y como no dan fiel testimonio a lo que la Biblia dice que Jehová es.
Temas: No dan testimonio a al verdadero Jehová | Hay un solo Dios | Hay un solo Creador | Hay un solo Redentor y Salvador | Adoramos solamente a Dios | Jehová es el traspasado | Jehová es nuestro Pastor | No creen en la Trinidad | Citas del Jehová (AT) = Jesús (NT) | Jesús es la esencia de Dios.
Leer el folleto: tdj07 Los Falsos Testigos de Jehová.

Author: Pastor David Cox

Deja un comentario