Evans-Grandes Doctrinas de la Biblia

$14.85

Evans-Grandes Doctrinas de la Biblia

En este libro de Doctrinas, Evans examina las doctrinas de Dios, Jesucristo, Espíritu Santo, hombre, salvación, iglesia, Escrituras, ángeles, Satanás, y las últimas cosas.

SKU: evansgrandesdoctrinas Category: Tag:

Description

Evans-Grandes Doctrinas de la Biblia

Por William Evans

En este libro de Doctrinas, Evans examina las doctrinas de Dios, Jesucristo, Espíritu Santo, hombre, salvación, iglesia, Escrituras, ángeles, Satanás, y las últimas cosas.

Este libro es un excelente resumen de las doctrinas de la Biblia.

Contenido de Las Grandes Doctrinas de la Biblia

Por William Evans
1. La Doctrina de Dios.
2. La Doctrina de Jesucristo.
3. La Doctrina del Espíritu Santo.
4. La Doctrina del Hombre.
5. La Doctrina de la Salvación.
6. La Doctrina de la Iglesia.
7. La Doctrina de las Escrituras.
8. La Doctrina de los Ángeles.
9. La Doctrina de Satanás.
10. La Doctrina de las Últimas Cosas.

Ver Contenido Extendido de Evans Grandes Doctrinas de la Biblia.

Sección de ejemplo del libro Desde la Doctrina de los Ángeles Cap. 8.

I. SU EXISTENCIA.

1. LA ENSEÑANZA DE JESÚS.

Mateo 18:10: “Porque os digo que en el cielo sus ángeles siempre contemplan el rostro de mi Padre que está en los cielos”. Marcos 13:32 – “Pero de aquel día y de esa hora no conoce nadie, ni los ángeles que están en el cielo”. Marcos 8:38; Mateo 13:41; Mateo 26:53.

Estos son un número suficiente de pasajes, aunque de ninguna manera son todos, para probar que Jesús creía en la existencia de los ángeles. Jesús no está hablando aquí en ningún sentido acomodaticio. Tampoco está simplemente expresando una creencia supersticiosa existente entre los judíos en ese momento. Este no era el hábito de Jesús. No dejó de corregir la opinión popular y la tradición cuando estaba mal, por ejemplo, su reprimenda del falso ceremonialismo de los fariseos y la incredulidad de los saduceos en la resurrección. Ver también el Sermón del Monte (Mateo 5:20-37).

2. LA ENSEÑANZA DE PABLO, Y OTROS APÓSTOLES.

2Te 1:7 – “Y a los que están turbados, descansen con nosotros, cuando el Señor Jesús sea revelado desde el cielo con sus poderosos ángeles”, Col 2:18 – “Que nadie os engañe de tu recompensa en un humildad voluntaria y adoración a los ángeles “. ¿No es una de las principales razones para escribir la Epístola a los Colosenses para corregir la teoría gnóstica de la adoración de los ángeles? Ver también Ef 1:21, Col 1:16. Juan creía en un orden angelical de seres: Juan 1:51; Apocalipsis 12:7; Apocalipsis 22:9. Pedro:1 Pedro 3:22; 2 Pedro 2:11. Ver también Judas1:9; Lucas 22:43; Marcos 8:38; Heb 12:22. Estas y muchas otras referencias en las Escrituras obligan al sincero estudiante de la Palabra a creer en la existencia de los ángeles.

II. EL NATURALEZA DE LOS ÁNGELES.

1. ELLOS CREARON SERES.

Col 1:16 – “Porque por él fueron creadas todas las cosas, que están en el cielo, y que están en la tierra, visibles e invisibles, ya sean tronos, dominios, principados o poderes; todas las cosas fueron creadas por él y para él “. Los ángeles no son los espíritus de los difuntos, ni son seres humanos glorificados (Heb 12:22-23). Neh 9:6: “Tú, Señor, eres el único; hiciste el cielo, el cielo de los cielos, con todo su ejército”.

2. SON SERES ESPIRITUALES.

Heb 1:14 – “¿No son todos espíritus ministradores?” Sal 104:4 – “El que hace de sus ángeles espíritus; sus ministros, fuego ardiente”. Algunos piensan que Dios crea ángeles para un cierto propósito, y cuando ese propósito se cumple, desaparecen. Pero que hay muchos, muchos ángeles en existencia todo el tiempo está claro por la enseñanza de las Escrituras.

Aunque los ángeles son “espíritus”, muchas veces se les han aparecido a los hombres en forma visible e incluso humana (Génesis 19; Jue 2:1; Jue 6:11-22; Mateo 1:20; Lucas 1:26 ; Juan 20:12). Parece que no hay sexo entre los ángeles, aunque siempre que se usa la palabra “ángel” en las Escrituras, siempre es en forma masculina.

3. SON SERES DE GRAN PODER Y PODER.

2 Pedro 2:11 – “Mientras que los ángeles, que son mayores en poder y poder (que el hombre)”. Sal 103:20 – “Ángeles que sobresalen en fuerza”. Un ángel pudo destruir a Sodoma y Gomorra, y otras ciudades culpables; un ángel hirió al primogénito y retiró la gran piedra de la boca de la tumba. Un ángel tenía poder para apoderarse de ese viejo dragón, el diablo (Apocalipsis 20:2, Apocalipsis 20:10); un ángel hirió a ciento ochenta y cinco mil asirios (Isa 37:36). Su poder está delegado; ellos son los ángeles de su poder (2 Tim 1:7), los ministros a través de los cuales se manifiesta el poder de Dios. Son poderosos, pero no todopoderosos.

4. HAY VARIOS RANGOS Y PEDIDOS DE ÁNGELES.

Leemos de Miguel, el arcángel (Jud 1:9; 1Te 4:16); ángeles, autoridades y poderes, que supuestamente son rangos y órdenes de ángeles (1 Pedro 3:22; Col 1:16). En los libros apócrifos encontramos una jerarquía con siete arcángeles, incluidos Michael, Gabriel, Raphael, Uriel. Los hechos de que solo un arcángel se menciona en las Escrituras prueba que su doctrina de los ángeles no se derivó, como algunos suponían, de fuentes babilónicas y persas, porque allí encontramos siete arcángeles en lugar de uno.

5. EL NÚMERO DE ÁNGELES.

j, R. V .– “Innumerables huestes de ángeles”. Cf. 2 Rey 6:17; Mateo 26:53; Job 25:3.

III. LA CAÍDA DE LOS ÁNGELES.

Originalmente todos los ángeles fueron creados buenos. Las Escrituras hablan de una caída de ángeles: “los ángeles que pecaron”.

2 Pedro 2:4: “Porque si Dios no perdonara a los ángeles que pecaron, sino que los arrojó al infierno y los entregó en cadenas de tinieblas, para ser reservados al juicio”. Judas 6 – “Y a los ángeles que no conservaron su primer estado, sino que dejaron su propia morada, los reservó en cadenas eternas bajo la oscuridad para el juicio del gran día”.

1. EL TIEMPO DE LA CAÍDA DE LOS ÁNGELES.

Algunos sostienen que tuvo lugar antes de la creación registrada en Génesis 1:2– entre los versículos uno y dos; que fue esta caída la que hizo que la creación original (Génesis 1:1) fuera “inútil”. Esta visión no puede ser probada ni refutada, sin embargo, los grandes y terribles hechos de una caída de ángeles permanecen. (Ver Doctrina de Satanás, p. 225, para la caída de los ángeles en relación con la caída de Satanás).

2. LA CAUSA DE LA CAÍDA DE LOS ÁNGELES.

Pedro no especifica el pecado. Jude dice que “no conservaron su primer estado, sino que dejaron su propia habitación”. Esto, tomado en relación con Deu 32:8, que parece indicar que ciertos territorios o límites fueron designados a los ángeles, y Génesis 6:1-4, que habla de los “hijos de Dios” (a los que algunos suponen referirse). ángeles, lo cual, sin embargo, es cuestionable), podría parecer implicar que el pecado de los ángeles consistió en dejar su propia morada y descender a convivir con las “hijas de los hombres”. Así su pecado sería el de la lujuria. Para algunos expositores, el contexto en Judas parecería justificar tal conclusión, ya que se hace referencia a los pecados de Sodoma y Gomorra. Pero esto difícilmente puede ser cierto, ya que un estudio detallado del texto en Génesis 6 muestra que por “los hijos de Dios” se entiende los setitas. Esta parece ser la verdadera interpretación; si es así, entonces el pecado registrado en Génesis 6 sería (1) natural y no monstruoso; (2) Escritural, y no mítico (cf. Núm. 25; Jue. 3:6; Ap. 2:14, Ap. 2:20-22 contiene pecados de una descripción similar); (3) concuerda con las designaciones dadas posteriormente a los seguidores de Dios (Lucas 3:38; Rom 8:14; Gal 3:26); (4) tiene una base histórica en los hechos que Set consideraba a su madre como (el) hijo de Dios, (5) en la circunstancia de que los setitas ya habían comenzado a llamarse a sí mismos por el nombre de Jehová (Gen 4 :26); (6), finalmente, es suficiente como hipótesis, y por lo tanto tiene derecho a la preferencia (después de Lange).

Todavía hay otros que dicen que el pecado de los ángeles fue orgullo y desobediencia. Parece bastante seguro que estos fueron los pecados que causaron la caída de Satanás (Ezequiel 28). Si este es el verdadero punto de vista, entonces debemos entender las palabras “estado” o “principado” como indicativas de que, en lugar de estar satisfechos con la dignidad de una vez por todas asignadas bajo el Hijo de Dios, aspiraban más alto.

Author: Pastor David Cox

Leave a Reply